Arquifacial | Ortodoncia Invisible
21977
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-21977,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-17.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_bottom,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.6,vc_responsive

ORTODONCIA INVISIBLE

La ortodoncia es el arte de desplazar los dientes a través del hueso para colocarlos en una posición más funcional mejorando la mordida y que ofrezca el mejor pronóstico para la salud de las personas sin olvidarnos de la estética del tratamiento. Lo resumimos como “ponemos los dientes en su sitio por función, pero da la casualidad que también es la posición más estética”.

 

La ortodoncia utiliza la regeneración ósea mediante presiones en la corona del diente. Estas presiones provocan una zona de la raíz dentaria donde se aumenta la presión y, en el lado contrario, una zona donde se disminuye la presión. La regeneración ósea lo que hace es activar osteoclastos en la zona de presión que reabsorben el hueso mientras que en la zona con menor presión los osteoblastos provocan la aposición ósea generando hueso en la posición donde antes estaba la raíz. Gracias a ambos procesos que forman parte de la regeneración ósea que somos capaces de permitir al diente cambiar la posición que ocupa en el proceso dentoalveolar de los huesos maxilares.

 

Como la parte del diente que no está metida dentro de hueso es la corona que en ortodoncia hemos desarrollado varias técnicas para ejercer fuerza sobre ella y poder aplicar el par de fuerzas necesario para desplazar la raíz a través del hueso. Las formas más conocidas y con más recorrido histórico son la aparatología removible que se usa casi exclusivamente en la ortodoncia interceptiva u ortodoncia funcional y, por el otro lado, la aparatología fija multibracket. Sin embargo, en la última década cada vez está teniendo más importancia la ortodoncia invisible que utiliza aparatos transparentes para aplicar la fuerza aunque, en algunos casos, hace imposible la aplicación del par de fuerzas necesarias para corregir correctamente la posición del diente.

 

La tercera ley de newton explica que siempre que un objeto ejerce una fuerza sobre un segundo objeto, el segundo objeto ejerce una fuerza de igual magnitud y dirección opuesta sobre el primero. Es por esto que si queremos mover un diente nos solemos apoyar en otros dientes provocando que estos últimos también se desplacen, aunque en menor medida. Hay algunos casos y/o movimientos que no existen en boca piezas dentarias en las que apoyarnos por lo que los apoyos óseos nos permiten realizar movimientos que hace pocas décadas se consideraban imposibles.

 

El tratamiento ortodóncico con cirugía ortognática es un tratamiento que, al contrario que todas las demás, no busca compensar con los dientes las discrepancias esqueléticas. Es decir, su objetivo NO es mover los dientes a través de hueso para mejorar la mordida. La cirugía ortognática lo que hace es poner el diente en la posición ideal del hueso y mediante una cirugía se posiciona el hueso en la posición ideal de la cabeza y que, gracias a la planificación ortodóncica, ésta coincida con una buena mordida de los dientes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies